viernes, 30 de diciembre de 2016

Un año menos, un año más.


Todo un año lleno de emociones, descubrimientos, carreras y sorpresas queda atrás. Un año que siento que ha pasado volando, sin detenerse, sin darnos, una vez más, ni tregua ni descanso. Tengo la sensación  de que cada año que se marcha, ha sido el más intenso de nuestras vidas y, sin embargo, nos ha vuelto a faltar tiempo. Para encontrarnos, para mirarnos despacio a los ojos, para descubrirnos.

Árbol de Navidad

Con casi cinco años la peque se nos ha vuelto mayor, muy mayor y muy filosófica. Nos pregunta sobre la vida y la muerte, de dónde venimos o como se formaron los planetas. Es feliz y divertida. Sobre todo la siento feliz, con esa risa inmensa que siempre le llena los ojos. Creo que no lo estamos haciendo tan mal. Ella es lo mejor del año que se va y lo mejor del año que nos llega. Ella es lo mejor que he sabido hacer en mi vida. Y doy gracias al universo, a la naturaleza, al mundo por ella.


Feliz año nuevo. Feliz año lleno de amor.