Actividades con la peque: expresión verbal

La expresión verbal.

Todo el mundo conoce a nuestra querida y valorada amiga del blog Una terapeuta temprana. Pues fue ella quién me recomendó los libros de actividades y estimulación de Carolina Frías

Junto con el magnífico libro de Élia López Cassà, del que ya hablé en otra entrada, se han convertido en una fuente inagotable de juegos, propuestas y actividades para hacer con la peque. 







Con 14 meses hemos empezado, a partir de la siguiente actividad que propone Carolina Frías, un:

Programa de expresión verbal.

Objetivo: Lograr que el niño se comunique de forma clara, expresando palabras y frases espontáneamente.

Material: Cuentos y libros ilustrados. Objetos de su preferencia.

Indicaciones:

1. Enseñar diariamente al niño dos palabras diferentes (por lo menos) en presencia de los objetos que se están mencionando, lo estimulará para que inicie su balbuceo, emita sílabas y después las palabras en cuestión.

2. Las palabras deben ser cortas y sencillas.

3. Si se motiva al niño a que cada vez que solicite algo en especial pronuncie por lo menos la palabra referente antes de darle lo que pide, se le estará estimulando adecuadamente.

(En el libro vienen más indicaciones para esta actividad)

Algo de esto ya hacen todos los padres, cuando empiezan a repetir a sus retoños "mamá", "papá", "agua"... Pero lo que me sorprendió, es que puedan asimilar dos palabras al día. Así que, jugando, hemos empezado a enseñar a la peque series diferentes de palabras según estemos en unos momentos u otros:

- Relacionadas con el cuerpo. Ya nos señala ella su "oreja" cuando se lo pedimos; agarra también las "orejas" de mamá y papá; intenta comerse la "nariz" de cualquiera cuando pronuncias la palabra; sube la "mano" para tocar el cielo -esto lo aprendió con los cantajuego-; y conoce también los "pies", el "culito", la "boca"..... Esto lo hacemos cuando aprovechamos para darle amorcito y mimos... La acariciamos, le tocamos las orejas y ella a nosotras, le doy mini masajitos en la espalda, y vamos señalando las partes del cuerpo con las que jugamos. No suele durar más de 10 o 15 minutos, porque la peque está en una fase muy inquieta y se cansa. No podemos hacer esto mismo con los cuentos, como propone Frías, porque mi peque se los quiere comer. No hay manera de que vea un libro tranquilamente... je! Tendremos que esperar.

- Relacionadas con sus juguetes. Le preguntamos: "¿Dónde está tu "sonajero"? y va hacia la caja de sus juguetes a por el. También identifica sus "aros", el "erizo", "patito cuak cuak", "casita", "Elli", "Max".... Me quedo sorprendida con la de vocablos que reconoce, aunque a pronunciarlos todavía no se lanza.

- Relacionadas con la casa. Al levantarnos vamos hacia la "ventana" para "abrir" la persiana... hacemos "magia" y todo se inunda de luz. "Abro" y "cierro" la puerta del armario porque le encanta, y ella intenta también tirar de la manilla.... Por la "puerta" entra papá... La "lavadora" está en la cocina...

Como veis, hay muchas posibilidades para, todos los días, insistir y repetir algunas palabras... parece mentira lo rápido que las aprenden, y cómo sonríen con satisfacción cuando las reconocen. Ya digo que es una actividad que yo hacía antes de leer a las autoras, pero no con la consciencia y la rutina con las que la realizo ahora.


Entradas populares