Me gusta, no me gusta.

ME GUSTA

Me gusta tu lenguaje. Adoro que bufu sea azul, baba sea abuela y arajas sean las mandarinas. Y es que detrás de cada nueva palabra que descubres hay una historia llena de risas y miradas asombradas.

Me gustan los paraguas transparentes, los pasos de cebra, las tiritas con dibujos y los lápices de  colores.

Las piedras, el cielo estrellado, los bosques plagados de silencios, el mar profundo, las montañas inmensas. Es decir, me gusta la naturaleza insondable, esa plagada de historia y misterios, que es capaz de transportarte a otra dimensión y hacerte sentir muy muy muy pequeña.
 
Me gusta la delicadeza con la que mi chico dobla la ropa. Consigue que todo parezca nuevo y den muchas ganas de ponérselo.

Me gusta mi súperpoder: puedo ser invisible cuando quiero. Tengo este don desde pequeña y lo uso para observar ventanas abiertas. Me encanta perderme por los huecos y rendijas de la calle. Una ventana abierta es como pasear por una nueva ciudad.


Me gusta el Mundo de los Calcetines Desparejados. Allí se lo pasan bomba un montón de calcetines únicos, cada uno de un color o dibujo diferente. Mientras, en la cajonera de mi peque, sus parejas suspiran aburridas y urden planes de fuga hacia su paraíso perdido. Sospecho que también debe existir el Mundo de las Cucharillas de Postre Desaparecidas.


  
NO ME GUSTA


La rutina, me aburre. Soy inquieta y necesito estar aprendiendo cosas nuevas o me estreso.


Las normas. Siempre me he saltado las normas; me quedo del lado de las ovejas y garbanzos negros, de los pies fuera del tiesto, de las causas perdidas.

Que la gente hable con el móvil en los transportes públicos. No me interesa nada tener que enterarme de conversaciones ajenas. 


El humo de los fumadores. No soporto tener que ir retirando cortinas de humo por la calle: en las puertas de los ambulatorios, de bares y restaurantes, ascensores, de tiendas... Japón y sus medidas anti tabaco me tienen ganado el corazoncito.

Que los cubiertos estén mezclados en su cajón. Que la bolsa del pan de molde esté cerrada con un nudo que tardo infinito en abrir, la leche caliente con miel.




feliz día!

Entradas populares