... donde dije Diego...

Decálogo de una malamadre: donde dije Diego...

Hay tantas cosas que, estando embarazada, me dije a mí misma que no haría una vez tuviera a la peque en los brazos. Ahora me río pero ¿no dicen que rectificar es de sabios?. Donde dije Diego...

1. Nunca vestiré a mi peque de rosa (a no ser que a ella le encante). Es un color a evitar.  El rosa es un color que "odio".





Ahora llevo una pulserita de gomitas rosa de moda. A mi peque le encanta ahora mismo así que miro el rosa con otros ojos. ¿Cómo es que antes no percibía que era un color tan tierno, tan amigo, fresquito y dulce? Ahora soy yo la que le compra algo de ropa en ese color a la peque -no es lo dominante en su armario, tampoco es eso-. 


2.  Las faldas de tul son muy repipis. Ainsss! Que no, que no! Que adoro las faldas de tul. Que a mi peque no le gustan y yo le insisto cual malamadre porque le quedan taaaan bien. 


3. Nunca pondremos los cantajuegos en casa. Yo solo quería que la peque escuchara mini música de calidad. Pero mi peque está en el mundo, y los descubrió. Y flipó. Ahora no solo bailamos juntas los cantajuegos, también los canto casi a todas horas. Aunque reconozco que no son lo mejor, que su indumentaria me sigue poniendo los pelos de punta y que algunas de sus canciones son horribles, muchas de ellas merecen la pena: consiguen que la peque baile, se mueva, intente coordinar sus movimientos como ellos y memorice sus letras. Con eso es suficiente para que compre sus dvd y pasemos buenos ratos. 


4. No le daremos ni chocolate ni chuches a la peque hasta que no cumpla, al menos, los 14. Imposible. Ha sido nuestra salvación para algún momento de crisis que no hemos podido resolver de ninguna manera. Tampoco podemos resistirnos a que nos ponga ojitos de niña buena y nos diga "Polfi una chuche". Sabe cuáles son nuestros puntos débiles.



5. No chantajearé nunca a mi niña. Toma ya. Pues ha pasado. La peque no lleva pañales desde enero que empezó la operación Pañal Fuera en su guarde. Y en la guarde lo hace genial. En casa -después de dos meses- empezó a hacer pis en el orinal o en su mini wc. Pero la caca, amigas, es otro cantar. LLevamos 4 meses y si está en casa, se lo hace encima. La semana pasada no pude más y le rogué y le supliqué que se sentara en el orinal, y ella solo decía "Noooooooooo..." Eché mano al chantaje: "Si lo haces en el orinal, te voy a dar una sorpresa muy grande de chocolate". Se hizo pis encima y luego me pidió la sorpresa.


Seguro que todavía me faltan muchas mas. Cuando vuelva a pillarme en otra "Diegada" miraré hacia atrás con compasión de mi misma mientras me digo ¡que feliz e ignorante era! 

Y vosotras ¿habéis tenido que rectificar y pasar por lo que jurasteis que no pasaríais?

feliz día!

Entradas populares