Planes con peques: 8 años. Museo Thyssen-Bornemisza.

Actividad: Visita al Museo Nacional Thyssen-Bornemisza
Paseo del Prado, 8. Madrid.
Horario: M-S 10.00 a 21.00 h.  D.10.00 a 19.00 h.  Lunes acceso gratuito de 12.00 a 16.00 h.
Entradas: Gratuitas, Reducidas 9 euros, General 13 euros. Imprescindible reserva previa en su web de fecha y ahora por el aforo limitado.


Imagen tomada en Museo Thyssen-Bornemisza

Estamos aprovechando la situación, como podéis ver, para hacer turismo local. Madrid en julio y agosto, sin turistas extranjeros y con poquísimo turismo nacional, se ha convertido en una ciudad fantasma. Así que todos sus grandes museos están vacíos. Es una situación excepcional ya que nosotros hacía años que no íbamos solo por evitar estar dos o tres horas haciendo cola para poder entrar a un museo que estaba abarrotado. Ahora lo normal es entrar en cinco minutos y disfrutar con calma en salas en las que no hay nadie. Somos optimistas, confiamos en que esta situación no durará mucho, así que disfrutamos del arte, el fresquito de las salas y su soledad como esperemos no volveremos a conocer.

Pues el Thyssen es un museo para ver con calma. Aunque no pudieras tener esa impresión, la colección suma casi mil cuadros en lo que es un paseo por la pintura occidental desde época medieval hasta el siglo XX. Y con obras imprescindibles para disfrutar de todo ese recorrido. Así que, teniendo esto en cuenta, si vas con peques hay que seleccionar mucho lo que quieres ver para no estar horas paseando de sala en sala con niños aburridos. He aquí una guía para que escojas lo que te apetezca o te lances a por toda la colección.

El museo cuenta con tres entornos diferentes: la Colección Permanente (obras desde el siglo siglo XIII al siglo XX), la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza (obras desde el siglo XVII al siglo XX) ambas en las plantas 2,1 y 0; y además el área de las exposiciones temporales (dedicada a Rembrandt en el momento de nuestra visita; siempre suelen ser interesantes) en la planta 0, junto a la entrada. Es aconsejable empezar por la Colección Permanente ubicada en la segunda planta (salas numeradas) y continuar con las obras de la Colección Carmen Thyssen (letras) de la misma planta, para después bajar a la primera planta a ver nuevamente primero la permanente y luego las obras de la baronesa. El recorrido finaliza en la planta cero.


PLANTA 2 (Colección Permanente salas 1-21; Colección Carmen Thyssen salas A-H)

Museo Thyssen-Bornemisza


IMPRESCINDIBLES DE LA COLECCIÓN PERMANENTE. PLANTA 2.

En las salas de la segunda planta verás obras desde el siglo XIII al XVIII. Primitivos italianos, flamencos, Tiziano, Tintoreto, Bassano, El Greco, Caravaggio, retratos del Renacimiento o óleos barrocos. Hay mucho para ver. Nuestros imprescindibles de esta planta son:

SALA 5. El retrato en el Renacimiento. En esta sala tenemos dos retratos cumbre de la pintura del Renacimiento. Por un lado a Domenico Ghirlandaio (Domenico Bigordi) con su Retrato de Giovanna degli Albizzi Tornabuoni (1489 - 1490). Uno de los más hermosos retratos de la pintura italiana del siglo XV. Los detalles del vestido son realmente exquisitos. Una obra que es el ideal de belleza del Renacimiento. En la hornacina del fondo, un broche de piedras preciosas, un libro y un rosario de cuentas de coral, aluden a su condición de noble y piadosa joven. Un verso de Marcial en latín ("Si pudiera el arte reproducir el carácter y el espíritu, no habría en toda la tierra una imagen mas bella.") La joven, embarazada tal y como se ve en la obra, murió durante el parto. Su marido, Lorenzo Tornabuoni encargó su retrato póstumo para inmortalizarla en su plenitud. 

Por otro lado la pintura de Hans Holbein el Joven, su magnífico Retrato de Enrique VIII de Inglaterra (h.1537).


 
Imágenes tomadas en Museo Thyssen-Bornemisza

SALA 8. Pintura alemana de los s. XV y s. XVI. En esta sala puedes apreciar la obra de Durero, Jesús entre los doctores (1506).

SALA 11. Tiziano, Tintoretto, Bassano, El Greco. Joven caballero en un paisaje es la obra de Carpaccio que cabe destacar en esta sala. También tienes obras espectaculares de El Greco y Tiziano.

SALA 12. Caravaggio y el Barroco. No te puedes perder a Caravaggio con su Santa Catalina de Alejandría (1598-1599). Obra muy criticada en su momento, ya que el artista utilizó como modelo a una famosa cortesana de dudoso decoro que frecuentó el círculo de Caravaggio. 

Imagen tomada en Museo Thyssen-Bornemisza

SALA 17. Pintura italiana s. XVIII. En esta sala tienes a Canaletto. Sus paisajes de Venecia te impresionarán.

SALA 19. Pintura flamenca s. XVIII. Rubens con la obra Venus y Cupido (h.1606-1611) preside la sala.

SALA 21. Pintura holandesa s. XVIII. El Autorretrato con gorra y dos cadenas de Rembrand es la obra más conocida que se muestra en esta sala. 

Imagen tomada en Museo Thyssen-Bornemisza

IMPRESCINDIBLES DE LA COLECCIÓN CARMEN BORNEMISZA. Planta 2.

SALA A. Pintura italiana del s. XVII. Destaca el Juicio de Salomón de Luca Giordano.

SALA B. Pintura flamenca y holandesa del s. XVII.

SALA C. Paisajes s. XVIII-XIX. No perderse el Molino de agua en Genepp de Vincent Van Gogh.

Imagen tomada en Museo Thyssen-Bornemisza

SALA D. Pintura s. XVII. Destacan obras de Fragonard y Boucher.

SALA E y F. Pintura norteamericana del s. XIX.

SALA G. Pintura europea s. XIX. Naturalismo. Destacan las obras de Boudín, Courbet y El baño de Diana de Corot. 

SALA H. Pintura europea s. XIX. Impresionismo. Una sala para deleitarse con obras de Guillaumine, Monet, Pisarro o la maravillosa Campo de Trigo de Renoir. 


Imagen tomada en Museo Thyssen-Bornemisza


PLANTA 1 (Colección Permanente salas 22-40;  Colección Carmen Thyssen salas I-P)

Museo Thyssen-Bornemisza


IMPRESCINDIBLES DE LA COLECCIÓN PERMANENTE. PLANTA 1.

En las salas de la primera planta encontrarás obras muy reconocidas que no te puedes perder.

SALA 22 a la 26. Pintura holandesa del s. XVIIEn estas salas cabe destacar las obras de Frans Hals y Hooch. Paisajes costumbristas, vistas de ciudades holandesas e interiores de iglesias son características en las obras de estas salas.

SALA 28. Pintura francesa e inglesa del s. XVIII. Destacan los retratos de Gainsborough, y los paisajes de Vermer. Además aquí está también la obra de Jean Honoré Fragonard El Columpio (o El Balancín). Es una escena galante y en ella figura una doncella a un lado de un balancín, mientras que al otro lado del balancín, un joven y un par de niños (cupidos).

Imagen tomada en Museo Thyssen-Bornemisza

SALA 30. Pintura norteamericana del s. XIX. Aquí esta una de mis obras favoritas. Una de las maravillas de este museo, el Retrato de Millicent, duquesa de Sutherland de John Singer Sargent. Una delicia.

Imagen tomada en Museo Thyssen-Bornemisza

SALA 31. Pintura europea del s. XIX. Romanticismo, naturalismo, realismo. Desde el retrato de Goya a Fernando VII, pasando por Friedrich o Corot. 

SALAS 32, 33. Pintura europea del s. XIX. Impresionismo y Postimpresionismo. Unas salas para no perderse un detalle. Imprescindibles. Manet, Pisarro, Van Gogh en la 32. Y en la 33 Cezanne, Gaugain, Toulouse-Lautrec, Degas (las hermosas bailarinas que abren la entrada) y Bonnard. 

Imagen tomada en Museo Thyssen-Bornemisza

SALAS 34, 35, 36, 37, 38. Pintura europea del s. XX. Expresionismo. Salas muy recomendables. Poco a poco vemos cambiar la historia de la pintura. Llegamos al expresionismo, donde los contornos de la realidad se van perdiendo a favor de la expresividad del color. Obras de Matisse, de Modigliani, de Picasso, y el espectacular Puente de Waterloo de André Derain. La sala 35 está dedicada a Munch. En la 36 Kirchner, y los espectaculares Desnudos femeninos de Otto Müller o El atardecer de otoño de Emil Nolde. El sueño de Franz Marc (38) pone fin a esta selección.


Imagen tomada en Museo Thyssen-Bornemisza

SALA 39,40. Realismos de entreguerrasLa obra  de George Grosz, Metrópolis así como la pintura de Hopper, Habitación de hotel, son los referentes más significativos para cerrar esta área. 


IMPRESCINDIBLES DE LA COLECCIÓN CARMEN BORNEMISZA. Planta 1.

SALA I. Zona de descanso. 

SALA J. Pintura norteamericana del s. XIX. Impresionismo. Destaca la obra Carrascal de Sargent. 

SALA K,L,M. Pintura europea del s. XIX. Impresionismo y Postimpresionismo. Salas indispensables para entender este movimiento artístico. Sisley, Luce, Pisarro, Morisot, Claude Monet y su impresionante El puente de Charing Cross (K). Gaugain, Degas y Toulousse Lautrec (L); Nolde, Signac (M).


Imagen tomada en Museo Thyssen-Bornemisza

SALA N,O. Pintura europea primera mitad del s. XX. Expresionismos. Kandisky, Matisse y George Bracke y El Marina Mckeen de Wellfleet de Hopper.

SALA P. Primeras vanguardias del s. XX. Impresionismo. Destaca la obra de Juan Gris, Picasso Los segadores y Pesca de Natalia Goncharova. 


PLANTA 0 (Colección Permanente salas 22-40;  Colección Carmen Thyssen salas I-P)

Museo Thyssen-Bornemisza

IMPRESCINDIBLES DE LA COLECCIÓN PERMANENTE. PLANTA 0.

Estamos acabando el paseo. En esta zona (la de entrada) finalizamos de ver el museo con ocho salas dedicadas a las vanguardias pictóricas del siglo XX, los "Ismos" (Cubismo, Surrealismo, Dadaismo, etc.) 

SALA 41, 42. Pintura europea primera mitad del s. XX. Cubismo. Picasso, Bracke, Juan Gris, Sonia Delaunay-Terk.

SALA 43. Pioneros de la abstracción. Destacan Natalia Goncharova, Kandisky y la obra de Modrian New York City 3.

SALA 44. Dadá y surrealismo. Paul Klee, Casa giratoria

SALA 45. Surrealismo y nuevo orden. Destaca la  obra de Dalí Sueño causado por el vuelo de una abeja...; también Max Emst con su Árbol solitario y árboles conyugales, Balthus, Magritte y El arlequín o también La corrida de toros de Pablo Picasso.


Imagen tomada en Museo Thyssen-Bornemisza

SALA 46. Pintura norteamericana s. XX. Expresionismo abstracto. En esta sala destacan las obras de Kooning, Georgia O´Keeffe, Mark Rothko, Joan Miró y Hans Hofmann.

SALA 47. Abstracción y figuración en la posguerra europea. No perderse la obra de Lucian Freud y Francis Bacon.

SALA 48. Neodadismo y Arte Pop. Destaca la obra de Roy Lichtenstein, Mujer en el baño.

Imagen tomada en Museo Thyssen-Bornemisza

En esta planta 0 tienes también la zona de exposiciones temporales (si es que tienes entrada para ella o te interesa acceder), la enorme tienda donde encontrarás una enorme variedad de productos (¡la peque se trajo un libro de actividades sobre el arte y la comida estupendo!)  y una terraza restaurante muy tranquila por si te apetece tomar algo. 

En definitiva, un museo muy completo, muy recomendable y que requiere de varias visitas para ir viendo todo sin saturarse. 

Entradas populares