miércoles, 12 de febrero de 2014

Los problemas del sueño en niños...

Claves para evitar el trastorno del sueño en niños.



4743382124_ddec55e854_b

He asistido a un curso impartido por una psicóloga y terapeuta sobre el sueño infantil. Desde que soy mamá, creo que tengo una gran responsabilidad y que me viene muy bien dedicar algún tiempo a aprender sobre los cambios y necesidades de mi peque. Es por ello que mi casa se ha visto nutrida de nuevos libros de especialistas sobre educación y hábitos, y si puedo asistir a algún curso, en la medida de lo posible, intento acudir. Os voy a contar la experiencia y algunas claves útiles que espero os puedan ser de ayuda a todos los papás y mamás que tienen problemas con el sueño de los peques.


  

El sueño infantil es un momento generalmente "delicado" en la vida de un pequeño, y normalmente suele ser una etapa en la que los cambios que se generan influyen en la vida de la familia. Los problemas de sueño en los pequeños suelen ser causados por los adultos que atienden a ese niño o niña. 

Los errores comunes

Es fundamental en primer lugar que haya una base firme, una guía, una coordinación de actitudes que instruya correctamente al niño sobre como va a dormir desde que es un bebé. Es decir, si los padres deciden hacer colecho (dormir todos en la misma cama) es vital establecer unas pautas y periodos y que éstos sean respetados. Si los padres deciden que el peque duerma solo en una habitación, se debe respetar al máximo. Es un error que el niño o niña reciban dobles mensajes. Por ejemplo: Los padres han establecido que el niño va a dormir en su habitación. Pero el niño no quiere quedarse solo y llora para que algún progenitor esté con él. Papá o mamá se echan en la cama de los adultos con el peque hasta que se duerme, y cuando se ha dormido lo llevan a su cama. El peque se despierta de madrugada, asustado y llorando. Vuelven a llevarlo a la cama de los adultos hasta que se duerme para volver a llevarlo dormido al dormitorio infantil. El niño se va a encontrar desubicado, sin aprender dónde dormir. En este sentido, también es esencial establecer unas rutinas y horarios que sean respetados. Ejemplo: es un error dejar al niño dormir en el sofá porque los papás queremos ver una película. La falta de rutinas provoca problemas de sueño y de actitudes que repercuten no solo en la infancia. Los peques deben cumplir ciertos hábitos a diario: cenar, higiene y dormir a las misma hora, por lo que a veces los papis nos veremos forzados a renunciar a ciertas cosas (tampoco pasa nada por hacer alguna excepción, pero debe ser sólo una excepción si tu peque tiene problemas de sueño). 

Los cambios: su propia cama.

Hay muchas metodologías diversas que pueden ayudarte a decidir como afrontar un cambio en el sueño de tu peque (desde posturas conductistas hasta posturas naturalistas). En librerías encontrarás mucha variedad y posturas encontradas. Lo más importante es adoptar un método (sea el que sea) en el que la familia esté y se sienta realmente a gusto, cómoda, con el que estemos satisfechos y que se adapte a los principios del núcleo familiar. ¿Cuándo pasamos al peque a su cama? ¿Cuándo le llevamos a su habitación? ¿Cómo saber cuándo está preparado?. Los cambios suelen ser difíciles de aceptar para todos, pero los peques tienen mayor capacidad de adaptación que los adultos. Para empezar, es clave que los adultos consensúen cómo llevar a cabo el cambio de rutinas. Los progenitores tienen que llegar a un modelo de cambio único. Si hay disparidad de opiniones sobre cómo y dónde debe dormir el pequeño, lo mejor es sentarse, hablar con una copa de vino en las manos y elegir un punto intermedio, donde el principal beneficiario sea el pequeño. Una vez tomada la decisión, hay que tener claro que no hay marcha atrás. No podemos marear al niño y debemos mostrarnos seguros de la decisión tomada.


Preciosas camas de DreamHouse aquí.


El hecho de llevar a los peques a su propia habitación da para otro post. Hay familias que prefieren respetar al niño o niña y esperan hasta que es el propio pequeño el que manifiesta su deseo de cambiar de habitación. Pero en este caso, hay que tener en cuenta que se habla de familias que han pensado que es el momento de enseñarles a dormir solos (generalmente porque ven que tienen un "problema de sueño" y el pequeño no logra dormir bien o porque son los progenitores los que no duermen). Sean las razones que sean, una vez tomada la decisión por los adultos, es imprescindible contar con el pequeño. Es un cambio nuevo para él y vamos a acompañarle en este proceso con paciencia, igual que lo hicimos cuando aprendió a comer o cuando aprendió a ir al wc. Hay que explicarle que en una semana (es un periodo que debemos darle) va a empezar a dormir en su propia habitación porque ya es mayor, que mamá y papá siempre van a estar para ayudarle y que sabemos que lo van a hacer muy bien. Algunas pautas que pueden ir bien para el cambio:

- Procurar no hacer actividades que activen al pequeño antes de irse a dormir (una o dos horas antes). Que el "ritmo" del hogar se vuelva mas relajado a partir de las 8 de la tarde: hablar de manera mas serena, mantener un tono relajado y cordial; evitar gritos, enfrentamientos o actitudes tensas; antes de ir a la cama que hayan comido, bebido y pasado al baño; llevarles a su habitación un vaso con agua por si quisiera beber. Mucha paciencia: a última hora no solo los pequeños están mas cansados, nosotros también. Debemos intentar estar tranquilos y aunque el peque muestre disgusto o rabia, se enfade o llore, es mejor manejar la situación con calma y con un tono de voz suave, explicándole despacio, e ignorando el enfado, que "Hay que ir a acostarse. Mañana seguiremos jugando. Es la hora de lavarse los dientes y de ir a contar un cuento para dormir." Es imprescindible comunicarle lo que vamos a hacer: cenar - lavarse - cuento - dormir.

- Los relatos dan tranquilidad. Podemos adquirir un buen hábito que calme al pequeño si le leemos un cuento cuando se haya metido en su cama. Hay muchos cuentos que ayudan a los peques a aprender a dormir como Ramón Preocupón de Anthony Browne (aquí); ¡Fuera de aquí, horrible monstruo verde! de Ed Emberly (aquí); Yo mataré monstruos por tí de Santi Balmes (aquí) o A todos los monstruos les da miedo la oscuridad de Michael Escoffier (aquí).


   
     


- Una vez en la cama, volvemos a hablar con el peque: "Vamos a leer un cuento, después mamá y papá apagarán la luz y se irán de la habitación para que puedas dormir tu solito como un mayor." Cuando nos marchemos, si llora debemos acudir, ya que nos necesita, pero es mejor evitar sacarle de su cama. Puede ser necesario dejarle una pequeña y tenue luz que los calme, pero no conviene dar la luz principal de la habitación. Volvemos a explicarle: "Vamos a estar contigo hasta que te calmes, pero después nos iremos de la habitación para que puedas dormir. Vamos a estar aquí cerca y vendremos cuando nos necesites." A lo mejor, los primeros días se duerme solo por cansancio, pero los cambios de rutina necesitan mucha constancia y tiempo. Aprender a dormir no es fácil, pero una vez que el peque lo haya conseguido, será para siempre. Si se bajara de la cama, tendríamos que ignorar su deseo de jugar y hay que volverlo a acompañar a la cama, con calma. Cuando el peque haya conseguido estar en su habitación, felicitarle al día siguiente (incluso aunque se hubiera despertado varias veces y llamado a los papis). Una vez que la rutina del sueño esté establecida y el peque duerma bien en su cama, puede venirse a jugar un rato por las mañanas de los fines de semana a la nuestra, pero es necesario que el peque tenga la base de dormir en su cama bien asentada.

- Durante el día, procuraremos que el peque pase tiempo jugando en su habitación, para que lo relacione con un entorno positivo.

- Si el peque tuviera miedo a la oscuridad (algo muy común) es conveniente identificar los lugares que le provocan temor -debajo de la cama- y mostrarle que son sitios seguros siempre como un juego y no como una inspección. Podemos jugar a buscar un tesoro debajo de la cama, o a encontrar un cuento precioso en el armario. También hay que evitar situaciones que puedan acrecentar el miedo del peque (relatos, películas, dibujos que muestren monstruos o violencia...).

- Podemos crear una cartulina colorida con el niño (ésta que he hecho es para que te hagas una idea) que colgaremos en su habitación. En ella mostraremos una gran recompensa final (si es posible algo no material; puede ser una salida en familia al zoo o algo que guste mucho al peque) y una serie de recompensas pequeñitas (hacer galletas; jugar con plastilina con los papis; etc.) que logrará a diario si ha dormido la noche anterior en su habitación. Como a los peques les cuesta asimilar el paso del tiempo, podemos hacer una ilustración que refleje el colegio de lunes a viernes, la casa familiar el sábado y la recompensa el último día, el domingo. Es una idea más para un caso excepcional (cambiar una rutina importante) pero no a todos los niños o padres les gusta esta opción, aunque sea para ser usada de manera esporádica y para algo importante.


- Y por último, te dejo con un artículo muy recomendable escrito por especialistas de la Universidad de Murcia, Tratamiento de la fobia a la oscuridad mediante entrenamiento a padres y que puedes leer, imprimir y descargar (aquí).

- Me ha recordado Remorada -corre a conocerla- el uso de algún tipo de peluche amigo para acompañar al peque. Yo conocía estos muñecos: los Fluff, cada uno de ellos tiene una misión (médicos, miedos, berrinches). Edredón atrapará las pesadillas y las guardará en su saquito (aquí o en tiendas como Dideco). Viene con un CD con ebooks. 
En el curso nos hablaron también de los muñecos QuitaPenas, originarios de Guatemala y que sirven para que el niño le cuente sus miedos y los guarde bajo la almohada, muy pequeñitos, se pueden llevar en un saquito durante el día. Son otras herramientas, achuchables y amorosas, que podemos usar.



51238 - Edredón


Nosotros hacemos colecho y de momento dormimos felices. Akane duerme del tirón desde las 10.30 hasta las 8.30 de la mañana (eso si, contamos cuentos en la cama desde las 9.30 de la noche y tarda una hora o mas en dormirse). ¿Vosotros tenéis problemas de sueño? ¿Cuales son vuestras rutinas?¿Que te parece este método?

feliz día!

28 comentarios:

  1. Ainss,este post lo tenia que haber leído hace 5 años....no sabes lo que pasé.Me ha encantado descubrir este blog,ya que tengo una niña.Me quedo por aquí,vale?? Si quieres pasarte por mi blog,en mi perfil está enlace

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jiji... muchas gracias Bella!!! Estás en tu nube, me encantará aprender de tu experiencia. Y por supuesto que me paso a conocerte, gracias por la invitación!!!

      Besitos!

      Eliminar
  2. o regalarles un monstruo simpático como compañero imaginario! :P

    muy interesante, justo esos libros los leímos el otro día en el FNAC buscando un regalo, están relindos! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jijiji... es cierto! También hablaron de ello en el curso, se me había olvidado. Voy a editar para comentarlo!!! Y la idea de un monstruo compañero me gusta hasta para mí!!! jeje!!!

      joooo... es que vaya cantidad de libros infantiles lindos que hay!!!

      Besitos!

      Eliminar
  3. Un post muy interesante. Es verdad que cuesta muchas veces buscar una rutina y sobre todo seguirla todos los días. A esas horas estamos taaaan agotados que a veces olvidamos que de nosotros depende que nuestros hij@s duerman mejor o peor.

    C aún no tiene problemas de monstruos, pero me ha encantado lo de los muñecos. También leí una vez de hacer una "poción anti monstruos" (un vaporizador con agua) y lo echas por los rincones cual matamonstruos. Y los peques tan felices a la cama, jajaja!

    Ay! Que difícil a veces ser madre/padre. Son tantas cosas al día...

    C ya va cogiendo ritmo (sobre todo desde que va a la guarde) y no se despierta tanto como antes. Eso sí, si algún finde se levanta prontito, los papis encantados de meterla en nuestra cama y jugar y achucharla un rato hasta que sea hora de desayunar ^__^

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Aida! Es cierto que el agotamiento con el que llegamos a última hora de la tarde hace que todo sea aún mas difícil. He leído que los problemas de oscuridad y pesadillas llegan en torno a los tres años de edad, aunque depende del pequeño... es bueno saber que existen "métodos" para combatirlos, y el del vaporizador me ha encantado!! jajajaja... Es muy difícil ser madre/padre, tienes toda la razón, y esos momentos de juegos en la cama, son estupendos para darse buenas dosis de amor del bueno... ji!

      Besitos!

      Eliminar
  4. Pirañita durmió en su cuna en nuestra habitación hasta los 3 meses. A esa edad, ya dormía 7 horas del tirón, pero yo me despertaba constantemente ante el más mínimo ruidito que hacía.

    Después llegó Cachorrito que ha dormido en nuestro cuarto, en su cuna, hasta el año y poco.

    En el camino, las niñas intercambiaron cunas un par de veces. Usábamos una de Ikea y una de viaje y, primero porque querí a tener a la pequeña en la "planta alta" y después porque queríamos que Pirañita durmiera en la cuna sin los barrotes de un lado.

    Cuando Cachorrito tenía algo más de un año, nos mudamod y decidimos que las dos durmieran en su habitación. Compramos una litera baja y Cachorrito dormía a ras de suelo. Sin embargo, Pirañita (con 2 años y medio) prefería seguir durmiendo en la cuna sin barrotes, que habíamos dejado a modo de divàn.

    Ahora las dos duermen en la litera.

    Pirañita suele llegar a la cama medio dormida (aunque no del todo), tran una sesión de cuentos, oraciones y paseos en brazos del Superpapá.

    Cachorrito duerme al pecho, aunque últimamente nos está costando, incluso paseándola o echándonos con ella después.

    Pirañita duerme del tirón habitualmente, pero Cachorrito se despierta mucho (4 veces es normal y 10-12 si está malita o le pasa algo). El pecho suele bastar para dormirla y, si me quedo un poco a su lado cuando la acuesto, luego se despierta menos.

    A partir de las 6:00 a.m., si se despierta, la he entrenado para venir a mi cama; donde mama y suele dormir un rato más.

    Supongo que suena un poco caótico y falto de disciplina, pero es como nos funciona.

    En cuanto al método... Creo que lo.mejor es buscar lo que le encaja a tu familia. Sólo tiene sentido buscar algo distinto si sientes que no está funcionando como debería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es que os funcione, aunque parezca un caos. Eso no importa: importa el bienestar familiar. Pero hay familias -casi todas las que asistían al curso- que están muy perdidas. Yo también creo que es un poco de probar y ajustarse... jijiji...

      Besotes!

      Eliminar
    2. Yo tengo la sensación de que mucha gente está muy perdida porque hay tantos mensajes contradictorios, tantos consejos no solicitados, tanta gente que "sabe más que tú" diciéndote cómo comportarte...Y esa presión de no poder equivocarse, de tener que acertar a la primera, de tener que hacer lo que te dicen y que funcione (y, si no funciona, lo estás haciendo mal o tu hijo es anómalo), que hay mucha gente que no sabe como acertar y el miedo al error les acaba paralizando.

      En la crianza, como dice Bego, hy pocos SIEMPRES yNUNCAS y muchos más "en este momento lo que necesitamos/nos funciona es...", y ya está.

      Eliminar
    3. Creo que tienes razón: hay tanta oferta, tanta información, tantos mensajes que a veces, mas que estar informados parece que estamos desinformados. Como bien decís, a nosotros los que nos funciona es prueba y error... nuestro método colecho nos funciona desde que Akane nació, pero en otros temas tienes que improvisar y variar porque a veces funciona algo que luego deja de funcionar... jajaja... también me sirve mucho el pensar "bueno, esto también pasará" y ver todo desde un punto de vista relativo... jajaja! Aunque mi chico es todo lo contrario, y se agobia más... ji!!

      Besotes!

      Eliminar
  5. yo creo que las teorías están muy bien y viene bien conocerlas pero no son inamovibles. yo cuando leo eso de NUNCA o SIEMPRE ya me pongo en guardia. en la vida nada es NUNCA ni SIEMPRE y si hay algo que me ha demostrado victor con su sueño estos dos años es que todo cambia y mucho. de despertarse cada dos horas pasamos a dormir del tirón, luego a dormir con ayuda, a dormir solo otra vez, a colecho, a no colecho, en fin... yo creo que cada familia es un mundo y la palabra clave siempre debe ser adaptarse. los expertos que se vayan con sus teorías por ahí, yo lo que me creo es lo que lo que veo en casa que funciona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro!!! Estoy de acuerdo contigo Bego. Como le decía a Marisunflowers lo importante es que el método que tengas te funcione, da igual si parece caótico o no, da igual si vas cambiando... cada casa es un mundo, y hay cosas que puede que a mi me sirvan pero en otra casa no. Así empezaban el curso, pero hay gente que no lo consigue y creo que algunas pautas sencillas como relax, rutinas, cuentos, peluches quizá puedan ser unas herramientas a probar, aunque luego no sirvan! La verdad esto de ser padres tiene su miga!! jajajaja...

      Besitos enormes!!!

      Eliminar
  6. Es bueno conocer estos metodos porque muchas veces, aunque no lo hagamos exactamente igual como lo indican podemos sacar muy buenas ideas para poner en practica con nuestros peques aquello que nos parece mas acertado.
    Un besillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que puedes sacar ideas y ajustarlas a tus necesidades, siempre hay algo bueno!.

      Besitos!

      Eliminar
  7. Reconozco que esta vez no lo he leído entero... jajaja. Seguro que a mucha gente le viene bien la info. Por cierto, yo tenía los quitapenas esos de pequeña. Se supone que cada noche guardas uno bajo la almohada para que te traiga el sueño que tú quieras. Sólo son seis porque los domingos no se pone muñequito. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... haces muy bien!!! Muy curiosos los quitapenas, no había caído en que eran seis por esa razón... pero ¿por qué los domingos no tienen los peques pesadillas?... jajaja...

      Besitos!

      Eliminar
    2. Algo me explicaron de que era porque el domingo era el día del Señor. Supongo que es una creencia de que Dios les va a cuidar los sueños o algo así... Un besote.

      Eliminar
    3. Jajaja... en parte tiene su sentido aunque creía que el domingo era el día del descanso...

      Besitos!

      Eliminar
  8. Nosotros , 5 años después continuamos durmiendo juntos ... es uan gozada. pero como tu dices cada família debe encontrar aquello en lo que se siente a gusto.
    Le preguntamos a David si queria cambiar de habitación , s elo pensó y nos dijo que no. Al preguntarle porque no contestó: "si duermo en otra habitación no me podreis dar abrazos durante la noche " Ohhhhhhhhhhh, casi me lo como !!!

    La foto es preciosa, como siempre .

    Besotes guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oooohhh... que bonito!!! Si me dice mi peque eso también hubiera estado a punto de comérmela!!! jajaja...

      Besitos!

      Eliminar
  9. Es una información muy interesante!! Muchísimas gracias por compartirla. Nosotros estamos leyendo ahora un libro del tema del sueño (Duerme bebe... Y deja descansar a tus padres) y nos parece un tema muy interesante. ¡Gracias por compartir esto con nosotros!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡He visto ese libro aunque no lo he leído! La verdad es que el tema sueño y el tema comida me parece de lo mas importante, porque implica a toda la familia... je!! Así que creo que está bien, si te apetece o tienes curiosidad, leer alguna cosita para hacerte una idea... aunque luego a lo mejor no lo necesites! jijiji...

      Besitos!

      Eliminar
  10. Nosotros seguimos con el colecho. La verdad es que a mí no me importa, pero ya le vamos preguntando de vez en cuando si le apetece dormir en su habitación y no quiere. Supongo que seguiremos así hasta que muestre interés por estar en su cuarto...tiempo al tiempo!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro!!! Todo a su tiempo... a mi no me importa que la peque duerma con nosotros hasta que ella prefiera ir a su habitación!!

      Besitos!

      Eliminar
  11. Pues le paso el post ahora mismito a una amiga que tiene problemas con su hijo a la hora de dormir. Gracias por compartir. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro un montón Lucía que pueda serte de utilidad... :D

      Besotes!

      Eliminar
  12. Me quedo con lo primero que has dicho, una base común entre los padres. Lo demás, va poco a poco.
    Besos especiales!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ese es un punto fundamental para un montón de cosas, y también creo que puede ser el más difícil de lograr... je!

      Besitos!

      Eliminar

...hoy puede ser un gran día...