Inicio del cole: de lágrimas y virus

La peque ha empezado a ir a la Escuela Infantil. Y no está siendo sencillo, pero no por no estar habituándose bien, no. El problema ha sido que nos hemos encontrado de frente con los virus.

20 meses tiene Akane y yo no sabía que era que mi peque estuviera enferma. Desde hace una semana estamos fatal. Pero empecemos por el principio.




El día 9 fue su primer día de clase. Sería solo 1 hora y media, y yo lloré mucho más que ella. Yo me la imaginaba llorando sin parar, sintiéndose sola y abandonada, no sabiendo dónde estaba... Nada mas lejos de la realidad. Lloró los primeros 5 minutos -por la separación- pero después se puso a jugar tan feliz y contenta. Al ir a por ella, estaba entretenida con otros 5 enanos de su edad entre casitas, pelotas, juguetes mil y mini toboganes. El resto de la semana fue igual de bien. Al separarnos llora, y le cuesta marcharse con su profe, pero enseguida se calma ya que le llaman más la atención ir conociendo e interactuando con sus nuevos amiguitos.

Despacito incluso la han ido enseñando a coger mejor los cubiertos y comer solita. Claro, que al igual que en casa, por cada cucharada de sopa que llega a la boca, diez van al suelo, tres al pelo, dos a los compañeros, cinco a la ropa... Pero ella se siente muy mayor, y, o le das los cubiertos o no quiere comer. No hay medias tintas. Con el tenedor es aún peor y todos los trocitos de comida se escapan, hasta que decide echarles mano e ir metiéndose algún trozo cercano a la boca.

Pero poco le ha durado la incorporación. A inicios de la segunda semana llegaron a nuestra vida los mocos; y no cualquier moco, noooo... los mocos verdes, las velas, lo que hacía presagiar que estaba pillando virus de los peores. A los dos días tuvo que quedarse en casa con mi madre. Y desde entonces estamos las dos para el arrastre, porque claro, yo también me uní al club del moco. Y es muy cansino. Fiebre, tos, mocos, infección en los ojos -le salen mocos hasta por el lagrimal-, noches llorando por no poder respirar y tomar teta a la vez. Dalsy, Apiretal y antibiótico para los ojos a mansalva. Cebollas partidas en la habitación, y pensando en comprar un humidificador -aunque me dan miedito- viendo lo que nos espera. 


Mañana lunes vuelve a la escuela, cruzando los dedos, y dispuestos a que en cuanto me llamen, salir corriendo del trabajo a buscarla. Y todo el mundo me dice que esto es lo que toca hasta Mayo ¡me da algo!


(p.d. Tendré que tomármelo con filosofía: ahora toca el máster en enfermedades comunes, que vámos a hacer! jajaja...)

Entradas populares