24 meses con Akane

El 13 de enero mi pequeña cumplirá 2 años. Hace tiempo que ya no es una bebé. Se ha convertido en una niña preciosa, curiosa, inquieta, extrovertida, valiente y con una gran iniciativa. Estamos muy felices y orgullosos de ella.



©dibujosdenube


Emociones. Se relaciona sin problemas con los demás niños, juega, los busca y trata de participar e interactuar con ellos. Con los adultos en cambio se muestra mucho más tímida y reservada (sobre todo con los hombres; pero todos los médicos que están tratando sus crisis epilépticas son varones... son los que le han sometido a pruebas dolorosas desde sus 4 meses de edad, y pone una barrera e incluso empieza a llorar en cuanto un hombre adulto se acerca a ella).

Es una niña muy autónoma y con mucho carácter. Yo me quedo alucinada de lo claro que acepta lo que le gusta y rechaza lo que no quiere. Es muy observadora y escucha todo lo que le rodea con mucha atención. Todo lo que no conoce despierta su curiosidad y tenemos que irle explicando -como si fuera más mayor de lo que es- conceptos bastantes difíciles, aunque aprende muy rápido. Un ejemplo de esto es que ya hace varios meses que conoce y nombra todos los colores. Y nos quedamos alucinados, y seguro que te va a parecer mentira, pero Akane ya sabe contar del 1 al 10. No solo te dice los números como si fuera un loro, solo por memorización. Entiende el concepto de número y cuando juega con los bloques, por ejemplo, junta cuatro y dice "catro". Y si ve 3 lápices de colores en el suelo, dice "tes". También cuando va pintando en el bloc, va haciendo churros y va diciendo "uno", "gos", "tes", "catro", "quinco", "ses"... De verdad es alucinante. Aunque para ser sincera me gustaría que fuera una niña que no estuviera adelantada a su edad y nosotros no tratamos de fomentar que aprenda nada. Tratamos de irle dando lo que va pidiendo, lo que demanda... no podemos desocuparnos de sus necesidades, así que tratamos de amoldarnos a lo que va precisando a cada momento.

En cuanto al lenguaje, tiene un nivel excelente y ya repite las palabras que le llaman la atención de las conversaciones que oye, e incluso hace algunas frases cortas tipo "los ababos no etán" o nos suelta cuando quiere "poco a poco" -de lo cual nos reímos un montón-. Conoce diversas partes del cuerpo, animales, objetos de la casa, frutas y verduras, etc... Además los Reyes Magos le han traído una pizarra magnética con muchas letras que le han encantado. Ya ha aprendido un par de ellas que reconoce dónde las ve. 

En motricidad fina también tiene un gran nivel. Le apasionan los bloques tipo Lego (grandotes para bebés) y hace torres de hasta su altura mientras va contando los "pisos". Agarra cualquier cosa por pequeña que sea, le gustan los puzzles y encajables, los cuentos con solapas, las tarjetas demostrativas, los botones... 

Su área motora gruesa es donde más dificultades presenta. Empezó a caminar tarde -se soltó a los 17 meses aunque llevaba tres o cuatro meses andando cogida de la mano- y se muestra muy insegura cuando baja o sube escalones. No le gusta dar patadas a las pelotas, suele perder el equilibrio y cae, y es algo que no le gusta así que no practicamos. Tampoco baja rampas pronunciadas y no sabe mantener el equilibrio sola sobre un pie. Los terapeutas de su escuela infantil nos han comentado que tiene "en desarrollo o un poco lento" el sistema vestibular, esto es, lo relacionado con el sistema espacial y el equilibrio. Aquí es donde nos hemos quedado algo asustados, porque las convulsiones epilépticas que sufre Akane están todavía en estudio. Su cerebro está todavía sin formar, y debemos estar alerta ante signos neurológicos que nos informen de algún ligero retraso ya que podrían estar relacionados con la posible micro lesión que padece en el cerebro. Vamos, que esa micro lesión (causante de las convulsiones) puede también haber dañado algún área y ser responsable de algún retraso si lo hubiera.

Así que estamos intentando practicar algunos ejercicios para ayudarla a mejorar su coordinación dinámica general, fomentar ejercicios diversos para potenciar el sentido del equilibrio... y vamos a ver si nos podemos apuntar a matronatación, que nos han dicho que viene muy bien.

Estos 24 meses han sido enormes, mágicos. Cada día aprendemos con ella y de ella. Hemos aprendido lo que es ser valiente y luchadora; hemos aprendido que merece la pena vivir cada día con una sonrisa, porque cada nuevo día es una oportunidad de ser feliz. Ahora sabemos lo que es la risa y el dolor, antes de ella sólo lo intuíamos. Y no nos imaginamos nuestra vida sin ella. Tenemos un sentimiento ambivalente, ya que por un lado te da pena ir diciendo adiós a ese bebé que era... pero estás deseando verla crecer y descubrir el mundo, acompañándola a cada paso, porque cada paso a su lado nos llena de felicidad.

Akane, has llegado a un mundo fabuloso donde podrás llegar a ser lo que quieras. El mundo se te quedará pequeño... disfruta siempre al máximo cada nuevo amanecer. Siempre estaremos a tu lado. Siempre.


Muchas gracias a todas por vuestros mensajes de ánimo. Sois un cielo y no hay palabras suficientes para agradecer tanto cariño y apoyo. Ya vamos volviendo a la normalidad.

Entradas populares