3 años: Empezamos el curso de infantil

Edad: 3 años y 8 meses.
Curso: Primero de infantil. 3ºB.
Tipo de Colegio: Público


Tengo sentimientos encontrados con el inicio del cole. Me he tropezado con sorpresas que no esperaba una vez comenzado el curso y que me dejan algo decepcionada. Sobre todo contaba con mayor y mas completa información, pero he comprobado que es algo que escasea en bastantes colegios. 




No te informan de muchos aspectos y no entiendo la razón. Es decir, en las dos reuniones previas (jornadas de puertas abiertas) te dan muchos detalles pero al ser novatos ha habido cuestiones que ni se nos ocurrieron o dimos por sentadas. Fallo garrafal. Desde modificaciones en el personal del centro, por ejemplo la profesora que nos presentaron de hecho NO ES la profesora de la peque (aunque hemos salido ganando pues su proyecto pedagógico es mejor aunque podríamos haber salido perdiendo, ya que la profesora de la otra clase, 3ºA, es de la escuela clásica) hasta aspectos sobre la siesta o las comidas. El proyecto pedagógico que va a seguir tu peque no debería ser una cuestión de suerte en ningún caso, sino una decisión de los padres.

Los padres somos la guarda y protección legal de nuestros hijos. Y son antes hijos que alumnos. Es mi responsabilidad elegir el Centro donde va a cursar sus estudios pero lo hacemos sin todas las aclaraciones e indicaciones que necesitaríamos conocer. Creo que cae por su propio peso que debería ser obligatorio por parte del Centro facilitar TODA la información, completa y con tiempo, para poder valorar lo mas correctamente posible si esa institución nos interesa o no. Ojo, que esto he visto que pasa en los colegios de mis sobrinas y sobrinos también. Parece ser que es la norma. Pues a mí no me gusta.

Así que veremos si nos encontramos mas sorpresas durante el desarrollo del curso escolar. 

Nosotros nunca hemos forzado a la peque a aprender, ni hemos pretendido que sepa mas o menos. Es ella la que busca lo que la motiva y la que va a su propio ritmo. De hecho, en casa intentamos que no sea tan exigente consigo misma (yo preferiría que no conociera ni las letras aún, me parece muy pronto). Pero esa es nuestra batalla: enseñarla a no buscar la perfección, sino la diversión. 






¡feliz día!

Entradas populares