6 años. De jardines.

Acabas de cumplir seis años y han llegado a nuestra cotidianidad un montón de cosas inesperadas, sorprendentes, que van modificando la manera que tengo de entenderte. 

La vida, además, nos lleva por caminos nuevos para tí y eso nos empuja a nuevas preguntas y búsquedas de respuestas. A veces es muy difícil, a veces no te conformas con poco y tengo que ampliar la información. A veces me cuesta saber donde poner un límite entre tu curiosidad y las ganas que yo tengo de que sigas siendo inocente. Pero vas creciendo, y eso no hay quien lo frene.




  *

Te dije que el jueves haríamos huelga y me preguntaste que era eso. Te expliqué que era "cruzarse de brazos", no trabajar ni estudiar, mostrar nuestro desacuerdo al mundo. Esta huelga era debido a que todavía, hoy día, las mujeres no son iguales a los hombres. Y eso no es justo. 

- "Pero mami, yo he oído en el patio que unos mayores decían riendo "las damas primero" a una chicas. ¿Que quiere decir?"

- Es una antigua expresión, que se usaba como cortesía pues se pensaba que las mujeres son más débiles y necesitaban ayuda constante. Todavía hay gente, hombre y también mujeres, que siguen pensando así.

- "Pero eso no es así, mami. Yo no soy débil. Yo soy una guerrera como Mulán. Así que yo quiero ir a la huelga y cruzar los brazos."


*

- "Mami, ¿una hija puede tener dos mamás? ¿y en que barriga crece?"

- Si, Akane. Hay muchos tipos de familias: dos papás, dos mamás, una mamá, un papá, una abuela y una mamá... Y un bebé puede nacer de la semilla que hay en el vientre de una mamá, o incluso un doctor puede poner esa semilla en la tripa de una mujer que no tenga pareja o tenga dificultades para tener hijos. También un hijo puede llegar a casa porque la familia adopta a un pequeño que está solo. 

- "Mami, lo he entendido. Mientras papá juega conmigo ¿te acercas a adoptar a una niña que tenga seis años? Pero no traigas ningún bebé a casa!"


*

- "Mami le quiero pedir una cita a Alberto pero no me atrevo a decírselo. He pensado en invitarle a un restaurante para tener una cena romántica pero ¿cómo lo hago para que no me de vergüenza?" 

- Peque, la vergüenza siempre va a estar, y el miedo. Pero no tienes que dejar que te hagan pequeñita. Debes luchar contra ellos y decir lo que sientes si tu corazón te lo pide. 

- Bueno, mejor me enseñáis papá y tu como os pedisteis citas, como ejemplo.


*

"Mami, tienes que saber que yo no acepto las condiciones de la muerte."


Entradas populares