Planes con peques: 9 años. Castillo de la Coracera (Madrid)

Castillo de la Coracera, de Don Álvaro de Luna, s. XV.
San Martín de Valdeiglesias (Madrid).
Entradas: Adultos 4 euros. Niños a partir de 3 años, 3 euros.
No adaptado para sillas de ruedas. Comprobar horarios en su web.
Lugares de interés cercanos: Toros de Guisando, s. IV-III a.C.





El Castillo de la Coracera es un castillo señorial construido por Don Álvaro de Luna, valido del rey Juan II, en el siglo XV. Es muy probable que fuera edificado sobre una construcción anterior, probablemente tan solo un torreón de vigilancia que dataría del siglo XII o XIII. La fortificación fue además residencia de la reina Isabel la Católica cuando se produjo su nombramiento como heredera de Castilla.

Es un castillo con una buena restauración y que los peques van a disfrutar. Eso sí, hay que tener en cuenta que hay bastantes escaleras estrechas y que por seguridad deben ir acompañados en todo momento (en una de las cubiertas, el suelo de madera tiene algunos listones que se levantan). Aunque no está decorado con mobiliario antiguo o piezas ornamentales, merece la pena ir por poder acceder a la Torre del Homenaje, pasear por la Capilla o el patio de armas, o subir hasta las murallas para contemplar la Sierra de Gredos y el Cerro de Guisando.


Salida para no claustrofóbicos. 
 

Cuando accedes y te diriges primero a la Casa de la Capilla, te encontrarás con el primer audiovisual proyectado en la pared que en apenas unos minutos te va a contar la historia de Don Álvaro de Luna y la historia del castillo. Es una estancia de dos alturas, sin nada de mayor interés que aportar. El segundo audiovisual lo tienes en el área de la Torre del Homenaje, ya que en su primer piso tienes acceso tanto al camino de ronda para pasear entre las almenas como también tienes acceso a lo que fueran las estancias privadas del valido, lugar donde estarían tanto los aposentos como sitio de ocio (música, bailes, etc).

Torre del Homenaje con el audiovisual

Desde aquí puedes seguir subiendo para llegar a lo más alto de la Torre del Homenaje, o volver a bajar al patio de Armas para salir y recorrer una pequeña parte del camino de ronda que te lleva hasta los bolaños, las bolas de piedra que servían como munición para ser lanzadas desde el castillo a los asaltantes.

Camino de ronda

Como es una visita que se hace rápido, en torno a la media hora, tienes la posibilidad de  dirigirte al cercano Bosque Encantado que cuenta con una explanada donde aparcar. Puedes pagar la entrada (11 euros adultos y 8 euros niños) y comer dentro, en su zona de merenderos (no permite acceso con bebidas que no sean agua) o puedes no entrar al Bosque Encantado y si te llevas el picnic comer en cualquiera de las zonas de encinar bajo que hay alrededor. Es lo que nosotros hicimos. Y fue una tarde de descanso estupenda. Otra opción es dirigirte a Guisandolugar donde se ubica tanto el monasterio como los toros vetones del mismo nombre, el famoso conjunto escultórico vetón del siglo IV-III antes de Cristo. Cerca también tienes todo el área recreativa del río Guadarrama, con zonas de senderismo y ocio junto al pantano de San Juan, pero eso da para otra entrada.


Zona de encinar para descansar

En fin, una ruta estupenda para descubrir nuevos parajes y estar en contacto con la naturaleza.

Entradas populares