Nuestros cuentos orales. Garbancita.

Garbancita en una versión del cuento tradicional catalán conocido como Patufet o Garbancito (editado). Lo hemos modificado de acuerdo a los gustos y las respuestas de la peque. En general no nos gustan los cuentos clásicos ya que suelen tener escenas crueles o violentas; pero ya que los va a ir conociendo en el cole, hemos pensado acercarle primero nuestras propias versiones edulcoradas. Se tarda en contarlo 5 minutos como mucho, pero eso sí, hemos comprobado que es más divertido si hay mucha interpretación y teatrillo por parte del cuentacuentos (mamá o papá).


©dibujosdenube



"Érase una vez una niña muy pequeña, muy pequeña... tan pequeña que la llamaron Garbancita, porque era como un garbanzo. A Garbancita le gustaba mucho salir a pasear y cuando lo hacía siempre cantaba esta canción:


"Pachín, pachín, pachín,
mucho cuidado con lo que hacéis,
pachín, pachín, pachín,
a Garbancita no piséis."

Un día Garbancita le dijo a su mamá y papá: "Quiero ir al bosque a pasear". Mamá y Papá le dijeron: "¿Qué te parece si vamos esta tarde todos juntos?". Garbancita no dijo nada, pero en el fondo no se quedó contenta. Y cuando mamá y papá no miraban, salió corriendo ella sola hacia el bosque, cantando su canción:

"Pachín, pachín, pachín,
mucho cuidado con lo que hacéis,
pachín, pachín, pachín,
a Garbancita no piséis."

Llegó a un claro del bosque, donde había unas vacas muy grandes que hacían: "Muuuuuuu..." y donde la hierba era muy alta. De repente, una vaca que no vio a Garbancita hizo "Ñammmm..." y se la comió. Garbancita cayó en la tripita de la vaca y dijo "¿Cómo voy a salir de aquí?".

Mientras tanto, mamá y papá habían salido a buscarla. Iban diciendo "Garbancitaaaa... ¿dónde estas?" Pero nadie contestaba. "Garbancitaaaa... ¿dónde estas?"... y nadie contestaba. Hasta que llegaron al claro del bosque donde estaban las vacas. Llamaron de nuevo "Garbancitaaaaa..." y Garbancita les oyó y contestó:

"Mamá, papáaaa... estoy aquí,
en la tripita de la vaca que se mueve,
donde no nieva ni llueve."

"¿Pero cómo vamos a sacarte?" preguntó mamá. A Garbancita, que era muy lista, se le ocurrió una idea: "Hacerle muchas cosquillitas a la vaca, así la vaca estornudará - Atchússss- y yo saldré volando". Papá y mamá le hicieron cosquillas a la vaca y la vaca hizo "At... At... Atchusssssss" y Garbancita salió volando y se posó en una flor. 

Mamá y papá le dieron muchos abrazos y le dijeron "Garbancita no puedes salir sola de casa sin permiso, porque puedes perderte". "De acuerdo" dijo Garbancita, "Pues vayámonos a casa a cenar" dijo papá, y se fueron felices cantando:

"Pachín, pachín, pachín,
mucho cuidado con lo que hacéis,
pachín, pachín, pachín,
a Garbancita no piséis."


Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado. ¿Te ha gustado? "





Nota: ¿Conoces a Garbancito? O quizás te suene mas Pulgarcito, el cuento de los Hermanos Grimm. Son cuentos con aventuras diferentes, aunque se basan ambos en las andanzas de un ser pequeñito y muy listo.  

Entradas populares